¿Qué es la Meditación?

La meditación es un instrumento. Del mismo modo que utilizamos un lápiz o un teclado para escribir o una barra de pesas para entrenar.La meditación es una práctica a traves de la cual  podemos poner en practica la atención. Practicar la atención sirve para estar más atento y más alerta. Al incrementar  la atención aprendemos a percibir los movimientos internos (tales como pensamientos, sentimientos, la respiración, el latido de corazón, etc). Vemos que hay algo en nosotros que funciona como un testigo. En otras palabras, en cada uno de nosotros hay una entidad que es capaz de observar nuestros movimientos internos.

A través de la meditación reconocemos que cualquier movimiento interno, es decir, los sentimientos, pensamientos y estados de ánimo son fenómenos que van y vienen, que se repiten. Son como los pop-ups en nuestro ordenador interno. Por lo general son ideas que - tan pronto como se les permite– conllevan  emociones. En nuestra vida cotidiana con todas sus actividades, a menudo no lo notamos.

Sólo en momentos de profunda relajación somos conscientes de nuestros continuos diálogos internos, que están pasando en el fondo. Sólo entonces nos damos cuenta de lo difícil que es para nosotros  encontrar la verdadera paz interior y la tranquilidad.

La  practica de la meditación calma la mente. Aprendemos a observar nuestros pensamientos y sentimientos dentro de nuestra percepción desde un punto de vista diferente. Desde esta perspectiva nueva se crea una distancia  con respecto a lo que se percibe. Poco a poco la identificación con su contenido se va haciendo cada vez menos interesante para nuestra mente, porque reconocemos que estos contenidos no tienen sustancia. Simplemente van y vienen. A veces se repiten - hasta el punto en que ya no aparecen.

Con esta serenidad creciente nuestros juicios y evaluaciones se disuelven - ya sea a través del mundo interior o exterior. Reconocemos  la falta de sustancia de cualquier tipo de fenómenos. En este momento no tiene sentido aferrarse a "dramas" pasados, trágicas historias personales y experiencias vividas.  La meditación des-programa nuestros patrones de pensamiento y nuestras creencias, y por lo tanto lleva a la libertad. Un espacio hasta ahora oculto se revela.

Es el espacio de la simple presencia, del estar aquí.